Bajo mi punto de vista, sin una página web o blog el marketing de contenidos no tiene sentido. Sí, puedes trabajar tu presencia en cualquier red social y hacerlo muy bien: Twitter, Facebook, LinkedIn, Pinterest, Instagram o la red social que sea, e incluso puedes hacer colaboraciones con bloggers que te permitan publicar en sus páginas, o podrías publicar contenidos en alguna web famosa del sector en el que tienes actividad, pero no dejarías de estar ahí “de prestado”.

No puedes dejar en manos ajenas parte importante de tu negocio.

Y tener muchos fans y seguidores en redes sociales está muy bien, pero eso no te generará negocio. Sin embargo poseer una web o blog en la que poder hacer captación de leads, con los cuales te puedes comunicar cuando tú quieras, sin limitaciones de alcance (poder llegar a la totalidad de tu base de datos de contactos) o sin necesidad de tener que pagar para poder llegar a ellos (como en Facebook), hace que sea obligatorio y completamente necesario disponer de una web o blog.

Dicho esto, los canales típicos donde podrás promocionar tus contenidos son:

  • Web o blog
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Snapchat
  • Youtube
  • Vimeo
  • LinkedIn
  • Pinterest
  • Google+
  • Slideshare
  • Tumblr
  • Otras redes sociales
  • Foros

LOS PRINCIPALES ERRORES EN EL MARKETING DE CONTENIDOS

Comentaba al principio de este artículo que muchas empresas aún no tienen claro cómo deben crear contenidos, confundiendo el por qué crean esos contenidos y para qué. Quizás mal informadas cometen ciertos errores típicos que se podrían resumir en:

  • Falta de regularidad en la creación de contenidos: este quizás uno de los puntos en los que más fallan muchas empresas, y que está muy ligado a no disponer de un calendario editorial para controlar las publicaciones y tipos de contenidos que harán. Si alguien se apunta a una newsletter semanal, espera recibir un email cada semana. Si una web o blog promete publicar cada día, el usuario no esperará menos. De la misma forma si decidimos trabajar un canal de Youtube, sería conveniente que fuésemos constantes.
  • Contenido inútil: el error más importante y que probablemente marque la diferencia, entre publicar contenidos y hacer marketing de contenidos, es definir correctamente la necesidad que cubre un contenido determinado y cuál es el valor que le aporta al usuario.
  • Contenidos únicamente centrados en la venta: este tipo de contenidos no aportan valor a nuestros usuarios, ni se difunden en las redes sociales, ni cubren ninguna necesidad específica de nuestras visitas, de forma que se convierten en contenidos inútiles. Las personas quieren conectar de forma emocional con las empresas y este tipo de contenidos no logran este objetivo.
  • Contenidos de baja calidad: una vez leí que Pat Flynn de The Smart Passive Income comentaba que procuraba que el contenido gratuito que generaba en su página web fuese de máxima calidad, aún mejor que su contenido de pago. Eso genera un muy buen efecto en nuestra audiencia que piensa “si el contenido gratuito es bueno, cómo tendrá que ser el contenido de pago”. Nuestro objetivo es llegar a compartir el mejor contenido de nuestro sector para convertirnos en una referencia.

www.xand3r.mx

Fuente: https://victormartinp.com/marketing-de-contenidos/